miércoles, 7 de noviembre de 2007

Basada en hechos reales

Cuatro soldados, en misión de paz y resconstrucción, cometen una violación y la respuesta es un cabreo descomunal porque un director lo lleva a la gran pantalla, pero los ejecutores siguen siendo patrios servidores y, para mas inri, el pueblo lo consiente.
Ariel hace su agosto con los trajes en la Casa Blanca y los estadounidenses se llevan las manos a la cabeza.
Yo leo esto y creo que soy el escarabajo de Kafka.

1 comentario:

Javier Barco Antunez dijo...

Si es que para que vamos a gastar tinta o teclas en hablar de los americanos....o mas bien de sus dirigentes, encabezados por esa pedazo de cabeza pensante....¿o era un cuerpo con algo de cabeza? que es ese peaso de Jorge Bush, esos peasos de militares todos muy machos (mas qiue los españoles) y del pueblo donde el menu diario es una hamburguesa con dos mil millones de calorias.....si es que ya no saben ni que decir ni que criticar.