martes, 20 de noviembre de 2007

Deben pedir perdón.

Entre las rejas apenas se vislumbraba una sombra. Dentro, un bonete sobre la cabeza se zarandeaba de atrás hacia adelante al tiempo que musitaba tenues plegarias. Rezaba un ave María, apenas audible por cada bola de la crucífera cadena , resoplando al compás que el balanceo aumentaba su velocidad.
Finalizadas sus oraciones, con una gran exhalación de alivio, salió del confesionario atusandose los aureos adornos.
Diez minuto después lo hizo un monaguillo, cojeando, llorando y limpiandose la boca...
Si los católicos leyesen obras históricas como "Pederastia en la Iglesia Católica" de Bruno Lippi o "No los dejes caer en la tentación" de Alfonso Torres, comprenderían por qué Ricardo Blazquez pide perdón...!muchos pecados son delitos!.

6 comentarios:

Nika dijo...

Se me han puesto los pelos de punta con este video, pero dice la verdad, muy bueno, un besico cielo!!

José Ricardo Fernández dijo...

El autor no tiene ni idea de quién es Dios y tampoco sabe que los pecados y la miseria del mundo es culpa nuestra, de todos. Somos nosotros los que no hacemos nada, ni rezamos, ni damos limosnas de verdad, no de un euro, ni hacemos penitencia, ni ayuno. Sólo nos quejamos de nuestra propia libertad mal usada. Se nos hizo libres para elegir y hemos elegido no ayudar a nadie.

use dijo...

Gracias por nada, al contrario, si lo pasamos genial. Seguro que nos veremos las caras más veces, puedes contar con los arroyanos para lo que sea, si es fiestuki mejor.

jandro dijo...

Creo que no has entendido el canto de Mago de Oz. No ofende a Dios. Es verdad que hace comentarios que pueden dirigir al por qué del agnosticismo, pero no es contra él, sino contra la jerarquí católica, incapaz de humanizar a una iglesia cada vez más conservadora y preocupada por una serie de problemas, que nada tienen que ver con los que se la deben suponer según rezan la biblia, los salmos, la lista de pecados capitales, los diez mandamientos...

Herzeleyd dijo...

Uf, este tema es bastante polémico.
Yo no digo nada que me coñozco :D

Atenea dijo...

A José Ricardo:
Parece que hay siempre una doble moral en todo esto, en cuanto a las cosas buenas y caritativas de la vida es cosa de Dios y de la Iglesia, sin embargo en cuanto a las atrocidades de la humanidad “se nos hizo libres para elegir y hemos elegido no ayudar a nadie”.

Yo respeto la religión de cada cual, pues es algo muy intimo y personal, pero las atrocidades históricas de la gran multinacional llamada Iglesia NO. Me parece espantoso que esta organización fomente la no utilización de preservativos en países del tercer mundo, por poner un ejemplo, pero sobre todo que jugara y siga jugando con la buena “fe” de la gente.

Saludos.