miércoles, 4 de noviembre de 2009

LA ILETRADA DE SEVILLA

Cuando mi madre llamó al campamento para contarme que la Universidad de Extremadura ofertaba un máster en derecho sanitario y preguntarme si estaba interesado, mi primera reacción fue pensar que mi padre y mi hermana ya se estaban cubriendo las espaldas.
Junto a esta cavilación y otras múltiples reflexiones decidí matricularme. Los primeros días, a pesar de llegar totalmente pardillín y constatar que realmente no estaba en un curso del inserso, sino que todos los presentes se hallaban en edad laboral, estuvieron bastante bien. Unos ponentes estupendos que entre charlas y prácticas me iban formando, una extraordinaria organización etc.
Como decía, todo iba sobre ruedas, cuando de repente una experta en Seguridad Social; sevillana para más datos y cuyo nombre no voy a citar para evitar que el Ministerio Fiscal actúe de oficio y proceda a su internamiento; se adentró en el aula, se presentó y me dejó la primera perla para el otro blog en un dura crítica al sistema universal de la sanidad española: "Si los moros tienen miles de euros para venir en patera, ¿cómo no van a tener dinero para pagarse un médico?.
En esos momentos estuve a punto de levantarme del asiento y marcharme pero creí conveniente permanecer allí, pues hacía mucho que no escuchaba un buen monólogo.
Esta mujer debe sostener que estos millonarios magrebíes realmente lo que hacen es invertir en deportes de riesgo como ocio. -Hassam, !me aburro!, ¿hacemos algo?- - !Ostias sí!, juntamos cuatro maderos y cruzamos el estrecho, verás que subidón cuando se acerquen los tiburones y las medusas nos piquen mientras remememos con las manos!. !Del frío no te preocupes si allí cuando lleguemos demacrados nos ponen unas mantitas térmicas de puta madre y si la barca se rompe, pues no ahogamos un rato titi!. - !Ah, guay, pues ya tenemos el fin de semana hecho!.
Como diría mi abuelo, que en paz descanse, !Bendita la gente que va al paseo!

3 comentarios:

Iñaki dijo...

Tienen helicopteros, pero son más inseguros que las cómodas pateras.

Paco Eneas Moreno Antúnez dijo...

Si, y en realidad vienen de turismo exótico a España, en sus países viven en la opulencia más insultante...

jandro dijo...

Esto confirma que hasta las amebas pueden licenciarse y que un título realmente no garantiza nada.