viernes, 10 de julio de 2009

!Es que yo aprendí a ser voluntario!

Cuando era pequeño, mis padres apostaron por incentivar mi participación social y de esta manera crecí y me desarrollé entre múltiples asociaciones. Todas ellas fueron partícipes de mi formación, enseñándome que entre todos podemos colaborar en dinamizar y mejorar un poquito este mundo en el que vivimos. Comprendí el concepto de solidaridad y de voluntariado, término este último que va mutando su acepción a golpe de decretos, que alguna vez obtendrán su escaño en la R.A.E.
Recuerdo como los Scout, a modo de juego de rol, lograron que cada mañana hiciera un esfuerzo por ser mejor persona; el teatro a perder el miedo a hablar con claridad ante un público hostil; el sindicato de estudiantes a enfrentarme a los nimios problemas del hoy y del mañana; Juventudes Socialistas la tolerancia y el Respeto hacia todas las personas y opiniones (salvo a la iglesia, o su alta jerarquía, con la que no puedo); la escuela de baloncesto, el esfuerzo para alcanzar tus metas (ser entrenador) y todo ello sin mirar el lucro creciente. El objetivo único era ayudar, conseguir aportar...en abnegación se podría sintetizar.
El P.S.O.E ha creado una sectorial denominada participación ciudadana porque ese concepto de participación desinteresada en pro de la prosperidad o fomento de la calidad o bienestar de todos, del dinamismo social, del no sé como definirlo, se ha ido perdiendo poco a poco.
Unos culpan a la Juventud, que ya no tienen interés en nada dicen. Aristóteles, un señor muy antiguo, ya hizo célebre una frase al respecto: "El problema de la juventud de hoy, es que han dejado de serlo". Dicho de otra manera, cada generación suele tender a ver reflejado en el espejo de Dorian Grey, un pasado magnánimo ,que estancado en el fango, terminará por destruir una urbe levantada sin sentido ni orientación.
Otros simplemente vemos que las normas de convivencia impuestas tienden a profesionalizar lo profesionalizado, a enmarañar lo diáfano, a rescindir el contrato de Rosseau y a mercantilizar las donaciones voluntarias a la sociedad....!Poderoso caballero es Don Dinero!.

2 comentarios:

Paco Eneas Moreno Antúnez dijo...

joé! te leí la entrada el otro día y no escribí ná... jejej, nada, que muy buena.

LAURA dijo...

El problema no es la juventud, sino los padres y la educación que "no" inculcan a esta juventud.